Médicos estéticos con trastorno dismórfico corporal: ¿Cómo te pueden perjudicar?

La dismorfia corporal es un trastorno mental caracterizado por una preocupación excesiva y obsesiva por defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico, aunque estas imperfecciones sean mínimas o inexistentes para los demás.

Los médicos también pueden sufrir de trastorno dismórfico corporal o BDD, ya que están rodeados de estándares estéticos y de belleza constantemente. Se ha descubierto que los médicos con BDD tienen una mayor actividad cerebral en el lado izquierdo cuando se trata de procesar los detalles faciales y, por lo tanto, tienen una tendencia a enfocarse más en ciertas áreas. Esto recuerda inmediatamente al patrón de pensamiento de los pacientes afectados por el BDD. Estos médicos tenderán a obsesionarse con los detalles en lugar de ver el conjunto.

La dismorfia corporal es un trastorno mental caracterizado por una preocupación excesiva y obsesiva por defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico, aunque estas imperfecciones sean mínimas o inexistentes para los demás.

Algunos pueden obsesionarse con su propia apariencia, sometiéndose a procedimientos innecesarios o excesivos para corregir defectos imaginarios. Otros pueden experimentar una constante insatisfacción con su propio aspecto, lo que afecta su autoestima y confianza en sí mismos.

Quizás pueda interesarte: “Más allá de las apariencias: la conexión entre estética y bienestar mental

Cuando los médicos estéticos sufren de dismorfia corporal, sus pacientes pueden enfrentar diversas consecuencias. En primer lugar, estos médicos pueden proyectar sus inseguridades en sus pacientes, sugiriendo procedimientos innecesarios o exagerados para corregir defectos que solo existen en su mente. Esto puede conducir a resultados poco naturales o incluso perjudiciales para la salud de los pacientes.

Además, como fue dicho anteriormente, pueden centrarse excesivamente en ciertos detalles del aspecto de sus pacientes, descuidando el conjunto y la armonía facial o corporal. Esto podría resultar en tratamientos poco equilibrados y poco satisfactorios para los pacientes, quienes podrían sentirse decepcionados con los resultados.

Es fundamental que los profesionales de la medicina estética se sometan a una autorreflexión constante y busquen ayuda si sospechan que pueden estar experimentando BDD.

La autoconciencia y el autocuidado son esenciales para garantizar que los médicos estén en la mejor posición para brindar una atención adecuada y ética a sus pacientes.

Quizás pueda interesarte: “Cinco alimentos que ayudan a mejorar tu piel”

En este punto, podrías preguntarte cuáles son las posibilidades de ser “sobrellenado” por un médico con una perspectiva estética distorsionada. Un médico investigó esta pregunta después de notar muchos médicos con rostros distorsionados y sobrellenados en conferencias de cosmética.

La prevalencia del trastorno dismórfico corporal entre los médicos es mayor que entre los pacientes, con un 16% en los médicos, mientras que en los pacientes es del 13%. De hecho, encontramos que los médicos con BDD inyectan significativamente más cantidad de producto a sus pacientes que los médicos sin BDD.

Esto plantea la preocupante cuestión de que algunos médicos pueden estar proyectando sus propias inseguridades y distorsiones en sus pacientes. Cuando los médicos se inyectan ellos mismos, no son buenos jueces de la cantidad de relleno que se necesitaría en sus pacientes para lograr un efecto natural. Algunos médicos piensan que necesitan más relleno de lo que realmente necesitan y si ven un resultado en ellos mismos, es posible que proyecten esa cantidad en sus pacientes.

Quizás pueda interesarte: “‘Regálame bótox’, la demanda que explota antes del verano”

El Doctor Chalabyan realizando un tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas

Asesórate y recibe un trato 100% personalizado en Clínica Ésmèdic, nuestro doctor Tigran Chalabyan estará encantado de atenderte y darte su honesta opinión basada en su fiable criterio médico.

Reserva cita aquí o comunicándote al 665 883 888 y síguenos en nuestras redes para no perderte de nada.

Deja un comentario